Inicio > Uncategorized > Alianza Lima vs Cobresol evocando el partido en Matute.

Alianza Lima vs Cobresol evocando el partido en Matute.

La frecuencia: CMD

Divertida transmisión que hicieron entre Daniel Peredo -en la narración-, Ramón Quiroga -en los comentarios- y Fernando Egúsquiza junto a Humberto Arbulú, con Alianza y Cobresol, respectivamente. La frase de Peredo: “Uno quiere pero no puede y el otro puede pero no quiere”, nunca calzó tan bien en un partido como en el de Matute.
La pizarra: Expulsaron el fútbol

Como es conocido, Manuel Corrales tuvo que dejarle su lugar, por lesión, a Édgar Villamarín. El otro cambio que se dio en la oncena blanquiazul en relación con el partido en Ayacucho ante Inti Gas fue el ingreso de Henry Quinteros por Óscar Vílchez. En Cobresol, Jimmy Schmidt debutó en el campeonato y Ismael Alvarado volvió a la titularidad. Ya en la cancha, el cuadro dorado presionó bien la zona cerebral de Alianza, que no pudo llegar con el balón limpio a la zona de riesgo. A partir de cumplir esta tarea, los dirigidos por Cardama comenzaron a encontrar la fórmula que los llevó a encontrar ese espacio entre las dos primeras líneas que puso Gustavo Costas, aunque no tuvo a alguien que pudiera aprovechar estos huecos con un pase gol, pues lo más peligroso que tuvo fue su dupla de ataque. Cuando el local se dio cuenta de esto, replegó sus líneas, pues ni Quinteros ni Tragodara parecían tener la agresividad necesaria como para cortar el juego antes; además, no eran muy auxiliados por Hurtado ni Bazán. Por ello, Cobresol se adueñó del balón y ganó terreno. En la segunda mitad, parece que el descanso le jugó en contra a la visita, ya que la presión se perdió y los hombres de Cardama lucían algo cansados. Fue entonces cuando Alianza tomó confianza y generó peligro con Bazán, Hurtado y, algo más libre, el ‘Pato’ Quinteros. Sin embargo, el freno para los victorianos no fue un replanteamiento de Cobresol, sino las dos expulsiones que le dieron tranquilidad al equipo moqueguano que, sin embargo, no quiso arriesgar mucho en el tramo final.
Los cambiazos: Uno puedo cambiar la historia

El ‘Búfalo’ empieza a encontrar su mejor forma. Ante Cobresol entró y movió los hilos de la defensa visitante. De encontrar un mejor socio, le habría ido mejor. Por otro lado, André Carrillo entró picante, pero con todo lo que insinuó, lo que dejó fue muy poco, en parte por las expulsiones. ¿Vílchez? Refrescó la volante, corrió pero no apareció ni se hizo cargo del balón. En la visita, no se entiende el cambio de Mina por Caicedo, pues a pesar de que el colombiano se apagó después de un buen arranque, es un jugador con una velocidad que pocos tienen en Cobresol.
El capo: Jimmy Schmidt

El arquero uruguayo fue exigido más en el segundo tiempo y en todas respondió muy bien. Una notable actuación del ex Sport Áncash, quien mostró presencia en el arco y marcó diferencias con su juego aéreo. Además, anduvo atento cuando quedaban balones sueltos en el área moqueguana.
El extraviado: Hernán Peirone

Empezó con ganas y metió un par de balones interesantes. Peirone comenzaba a dar la sensación de que su puesto no era el de un ‘9’ fijo. Sin embargo, corrían los minutos e iba bajando el nivel de su juego, entremezclado con escasas cuotas de fortuna en acciones puntuales, pero hacía lo que podía y no desentonaba. Empero, la expulsión ingenua que generó a los 67′ terminó bajándole puntos y erigiéndolo como El Extraviado, además de reportarle las rechiflas de Matute.
Jailaits

Que sí, que no: Centra Llanos y cabecea Romero, el balón infla las redes. Patricia Pérez corre al centro del campo y Julio Álvarez señala con su brazo al punto de partida. Es gol; sin embargo, no se logra saber por qué, el juez principal va a conversar con su asistente y ambos deciden anular el tanto. La pantalla no influyó: en Matute no se emitieron repeticiones -la pantalla se congelaba cada vez que la señal de CMD emitía una-. En cualquier caso, Romero estaba claramente habilitado y el grueso error de los árbitros influyó en el trámite del partido en forma determinante.

De más, che: Dos rojas absolutamente innecesarias. A los 67’, Peirone le puso el brazo en la cara a Bernales, cuando este iba a sacar un lateral, y de modo pueril se ganó la segunda amarilla. Después, a los 82’, Fleitas intentó darle una patada a Schmidt cuando este embolsó el balón y, luego, soltó la mano de modo irresponsable en el rostro del uruguayo. Se ganó la roja directa, literalmente, por las puras.

¿Conformismo o físico?: Aún con uno menos, Alianza se las ingeniaba para llegar con peligro al arco de Schmidt. Un tiro libre de Quinteros a los 76’, y un cabezazo de Fleitas que significó la opción de gol más clara del partido -y también la única en que Schmidt salió en falso-, en el mismo minuto, pudieron abrir la cuenta para el elenco blanquiazul. Con la roja de Fleitas, pues, Alianza trató de cuidar el balón y por momentos lo consiguió, pues con Cobresol no era la cosa. El cuadro dorado tuvo espacios para ir al frente y prefirió cuidar el balón. Puede ser que se le haya acabado la gasolina.

Anuncios
Categorías:Uncategorized
  1. Aún no hay comentarios.
  1. No trackbacks yet.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: